• JC Igartua

NECAXA DERROTA AL CRUZ AZUL Y OBTIENE SU PRIMER CAMPEONATO DE LA ERA PROFESIONAL.



El Necaxa de los argentinos Eduardo Lujan Manera en la temporada 1990-91 y sobre todo de Roberto Saporiti de la 1991 hasta 1994 poco a poco formo un cuadro que jugaba muy buen futbol, divertía a la afición y ganaba sus partidos, sin embargo al llegar a la Liguilla siempre se quedaban cortos.

Para la temporada 1994-95 llego al Necaxa Enrique Borja para hacerse cargo de la Presidencia del equipo y su primer movimiento fue traer a un ídolo necaxista de los años sesentas que fue Manuel Lapuente y que fue el encargado de convertir al Necaxa en el equipo de la Década de los Noventas.

Con Manolo, el Necaxa de inmediato comenzó a tener resultados, en la Temporada 1994-1995. Con una base muy interesante de jugadores mexicanos de experiencia y con estupendos elementos extranjeros, mantuvo a lo largo de la temporada una tónica de juego que lo situó como uno de los cuatro primeros lugares al concluir la liga. En la Final enfrentaría al Cruz Azul.

Cincuenta y siete largos años después, Necaxa se coronó Campeón de Liga tras superar rotundamente ayer al Cruz Azul por 2-0, global de 3-1, en encuentro estratégicamente bien ganado por los Rayos y donde la Máquina, que terminó con 10 hombres, frustró su intención de conseguir el Título, negado ya durante 15 temporadas.

Ante más de 120 mil espectadores, en un estadio a reventar, el conjunto rojiblanco, que no era monarca desde la temporada 1937-38, redondeó una campaña plena de triunfos, luego de conquistar también el Campeonato de Concacaf y el Torneo de Copa, con lo que se adjudica además el calificativo de ¡Campeonísimo!, al ganar los dos Títulos en disputa del balompié nacional.

Los necaxistas de Manuel Lapuente vencieron en la lucha del medio campo, con el aporte de Ignacio Ambriz, Gerardo Esquivel, Alberto García Aspe y de un auténtico pistón ofensivo que fue el ecuatoriano Alex Aguinaga.

La contundencia apareció en los mejores momentos para el equipo de los ex electricistas, quienes con el gol de Aguinaga a los 29', anularon la desventaja relativa del gol recibido como "local" el primer juego y mataron la esperanza celeste a ocho del final, con tanto del chileno Ivo Basay.

Alex dio el primer gran aviso de su peligrosidad a los 17', cuando desde sector defensivo el central chileno Eduardo Vilches profundizó a la banda derecha, donde su compatriota Basay eludió al defensa Sixtos al jalarla "de inglesita" para habilitar al ecuatoriano, quien dentro del área estrelló su envió en el travesaño.

Los jugadores de la Máquina intentaron una marca encimista desde el mismo terreno necaxista con el propósito de mantener virgen su marco y avanzar en jugadas muy elaboradas hasta el área rival.

Sin embargo, una bella acción de cuadro Rayo en el minuto 29 congeló el ímpetu cementero.

Basay penetró por la punta izquierda y se sacudió la marca de José Castañeda para servir a García Aspe, quien a un costado del área logró filtrar el balón para Ricardo Peláez, quien con la marca de Sixtos la tocó de talón en corto para Aguinaga.

El ecuatoriano recibió en el área chica y con una finta se quitó al zaguero Antonio Taboada, eludió la salida del arquero Norberto Scoponi y aplicó el pase suave a la red para el magistral 1-0.

Con la situación en contra, Tena realizó al 38' su primer cambio, el ingreso del argentino Marcelo Delgado por el brasileño Luis Carlos Oliveira "Pintado", quien molesto se fue directamente al vestidor.

Pero Necaxa también fue un bastión en su retaguardia y contuvo los desesperados ataques celestes. El extremo argentino Julio Zamora fue neutralizado de nuevo por el veterano Efraín "Cuchillo" Herrera", en tanto que el bicampeón de goleo Carlos Hermosillo sólo se desprendió de Vilches y Octavio Becerril una vez, pero Nicolás Navarro se encargó de enviar a tiro de esquina el disparo que pretendía techarlo.

Sixtos, que pareció no recuperarse de un tirón muscular sufrido el primer duelo, fue superado en varias acciones, una de ellas al 67', cuando zancadilló a Basay al enfilarse este último rumbo al marco, lo que le costó la roja del árbitro Arturo Brizio.

Con inferioridad numérica, el nerviosismo hizo presa a los celestes quienes se volcaron al frente y en una descolgada, al 82' Basay puso la lápida del 2-0, cuando a servicio de García Aspe, recibió en la media luna, libró la barrida del peruano Juan Reynoso y fulminó de derecha con tiro al rincón ante la estirada inútil de Scoponi.

Aquel año era ya de por sí histórico para el Necaxa.

El 4 de diciembre de 1994 el Necaxa fue el monarca de la Copa de Clubes de CONCACAF, al derrotar al Aurora de Guatemala con marcador de 3-0.

Posteriormente, los Rayos obtuvieron el título del Torneo de la Copa de México el 15 de marzo de 1995, al vencer 2-0 al Veracruz en la Final, por lo que al lograr la liga, se le podía considerar de nueva cuenta como campeonísimo, con en aquella ya lejana década de los años treinta.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo