• JC Igartua

NECAXA DERROTA 1-0 AL PUEBLA Y CASI AMARRA REPECHAJE



Hoy por la noche, los Rayos visitaron en el Estadio Cuauhtémoc a la escuadra de Puebla. Los Rayos se quedaron con la victoria por la mínima diferencia. Jaime Lozano mandó de arranque a Ángel Malagón; Agustín Oliveros, Fabricio Formiliano, Alexis Peña, Brian García; Fernando Madrigal, Fernando Meza, Dieter Villalpando, Jesús Escoboza; Milton Giménez y Rodrigo Aguirre. Por parte de los poblanos, Nicolas Larcamon alineó a Antony Silva; Juan Segovia, Emanuel Gularte, Maximiliano Araujo, Diego de Buen; Federico Mancuello, Pablo Parra, Jordi Cortizo, Diego Zago; Gustavo Ferrareis y Fernando Aristeguieta. La primera mitad se vivió con un ritmo muy trabado, ambas escuadras se plantaron de muy buena manera en el medio campo y fue muy complicado generar futbol y llegadas de gol. Los primeros en generar peligro fueron los poblanos, que en seguidas ocasiones pusieron en aprietos a los de Aguascalientes, sin embargo, la defensiva de los Rayos estuvo muy atenta y resolvió de buena manera todos los ataques. La primera mitad se iría con un empate a cero en el marcador. Para la segunda parte, el partido se prestó para desarrollar un mejor futbol, situación que los de Aguascalientes aprovecharon y comenzaron a recargar sus balones por los costados en donde a través de centros complicaron a la defensiva poblana. La anotación de los Rayos, llegaría al minuto 53’, cuando después de un cobro de balón parado y tras una serie de equivocaciones por parte del rival, Miltón Giménez quedara solo frente al arco para empujar la pelota. Tras el gol, la escuadra necaxista comenzó a manejar el partido a su conveniencia, pero sin renunciar a su intensidad a la hora de atacar buscando ampliar su ventaja. Para el minuto 63’, Jaime Lozano modificó su cuadro y mandó al partido a Jesús López y Rubén González con la intención de dar más dinamismo al medio campo; quienes abandonaron fueron Jesús Escoboza y Dieter Villalpando respectivamente. Los cambios vinieron a bien para los Rayos puesto que mantuvieron la posesión del balón y las llegadas al arco rival, sin embargo, con el paso de los minutos, la escuadra poblana comenzó a equilibrar las acciones y se abalanzó al ataque complicando el juego de los Rayos que durante los últimos minutos del partido supo defender de buena manera los ataques del local.

Con un destacado trabajo defensivo y la generosa actuación de Ángel Malagón, los Rayos consiguieron su tercera victoria consecutiva, reafirmando su buen paso y manteniendo la oportunidad de calificar a la siguiente fase.



21 visualizaciones0 comentarios