top of page
  • JC Igartua

TOÑO "EL NEGRO" MUNGUÍA: UN VIRTUOSO DEL MEDIO CAMPO.



En esta ocasión quiero hablarles de uno de los medio campistas mas finos que haya tenido jamás el fútbol mexicano, y por supuesto de extracción necaxista, aunque su paso por el equipo fuese demasiado breve.

Antonio Munguía Flores, mejor conocido como “El Negro” Munguía nació en el Distrito Federal un 27 de junio de 1942 y brillo con luz propia en una época en que tal parecía que los grandes jugadores solo podían provenir de tierras tapatías.

Medio campista creativo empieza a jugar fútbol en el equipo Tranvías y su mentor deportivo, Don Miguelito Marín al pasarse al Necaxa se llevo a sus pupilos. Entre sus huestes iba un chamaquito desgarbado, mas bien flacucho por el que nadie daba un quinto.

Sorprendía con su maravillosa consistencia físico-atlética; bajaba, subía, cortaba balones, los servía en bandeja, se colocaba formando el 4-2-4, atacaba haciendo el sexto hombre y todavía se daba el lujo de anotar goles.

En los años sesentas, al termino del Campeonato de Liga de la Primera División Nacional se jugaba el Torneo Jarritos, patrocinado por el tradicional refresco mexicano, y este torneo sirvió durante varios años para que los equipos debutaran jugadores de las reservas.

A través de este Torneo Jarritos, fue que Necaxa debuto en el 1962 al gran Mario Velarde, quien inicio su carrera como centro delantero y de hecho suplió en la lista de convocados al Campeonato Mundial de Fútbol de Chile 1962 a Carlos “Charro” Lara que lamentablemente se lastimo en el ultimo juego de preparación que tuvo la Selección Nacional.

De la misma manera en el año de 1963, Miguel Marín debuta al “Negro” Antonio Munguía quien de inmediato acapara los reflectores del mundillo futbolístico gracias a su virtuosismo.

Los centro europeos del Uda Dukla de la antigua Checoslovaquia, que en ese entonces participaron en un Hexagonal en la Ciudad de México lo compararon con los sensacionales medio campistas brasileños Zito y Waldir Pereira “Didi”, este ultimo jugo en México con los Tiburones Rojos del Veracruz donde se hizo famoso por la gran cantidad de goles que realizaba a balón parado bajo la técnica de la “hoja seca”.

Imagínense ustedes si no brillaría con luz propia el “Negro” Munguía que justo los checos del Uda Dukla lo conocieron al enfrentarse al Necaxa y golearlo 5 por 2 el 8 de febrero de 1963. En ese equipo venían entre otros inolvidables jugadores Josef Masopust, Jelinek, Adamec y Pluskal.

Toño Munguía formo parte de los Electricistas del Necaxa que obtuvieron la Copa México 1965-66 imponiéndose a los Esmeraldas del León 1 gol por 0 en un partido extra, que se jugo después de que en el primer encuentro se produjo un empate a tres goles. “El Negro” dio un verdadero partidazo y fue pieza fundamental para que el Necaxa se alzara con la Copa.

Después de obtener la Copa México, Necaxa enfrento al América en el partido Campeón de Campeones alzándose también con la victoria 2 goles por 0 con anotaciones del “Morocho” Dante Juárez

Después de estas extraordinarias actuaciones Toño “Negro” Munguía fue vendido a los Cementeros del Cruz Azul donde en la Temporada 1968-69 obtuvo el Titulo de Liga, de Copa y por ende el Campeón de Campeones.

También obtuvo el Campeonato México 70 con el Cruz Azul

Con el Cruz Azul permaneció desde 1966 hasta 1971 de donde fue traspasado a los Diablos Rojos del Toluca y un año después se retiro de las canchas.

Otro inolvidable jugador del Necaxa, nacido en Necaxa al que quise recordar en esta ocasión a manera de homenaje.

20 visualizaciones0 comentarios